sábado, 16 de agosto de 2014

Motivo de las Enfermedades infecciosas y no infecciosas

Existen numerosas dolencias que pueden afectar al cuerpo humano, que van desde los resfriados hasta el cáncer. Los primeros médicos pensaban que la enfermedad era una señal de la ira de Dios o de la obra de los espíritus malignos, nada más alejado de la realidad. Pese a eso Hipócrates y Galeno rompieron este paradigma mediante la teoría de los 4 humores, un concepto que sostenía que nos enfermamos por el desequilibrio de las cuatro sustancias básicas del cuerpo humano, las cuales fueron identificadas como la sangre, la flema, la bilis negra y la bilis amarilla. Luego llego Paracelso, un médico renacentista que fue uno de los primeros en postular que la enfermedad proviene de fuentes externas, en lugar de venir del interior.
Hoy en día, sabemos que hay dos tipos principales de enfermedades: infecciosas y no infecciosas. Las enfermedades infecciosas son causadas por patógenos tales como virus, bacterias, hongos y parásitos. Los cuales pueden entrar al cuerpo de distintas formas ya sea a través del aire que respiramos, las comida, las bebidas y a través de aberturas en la piel, como cortes. Un fácil ejemplo seria pensar en una persona que tiene un resfriado, esta persona tose en su mano y luego toca un picaporte, así coloca el virus de la gripe en ese pomo de la puerta. A partir de aquí existe la posibilidad de que el virus muera en ese lugar, pero también es posible que la próxima persona al tocar el pomo de la puerta lo recoja para posteriormente tocar la comida con la mano sin lavar, consumirla y el virus entre a su cuerpo.

No todos los patógenos que entran en el cuerpo resultan convirtiéndose en enfermedad ya que nuestros cuerpos están equipadas con el sistema inmunológico cuya principal función es luchar contra los agentes externos. Sin embargo, los patógenos poseen la capacidad de adaptarse y evolucionar mucho más rápidamente que el sistema inmune, lo que significa que estos agentes a veces tienen la ventaja cuando se trata de engañar a las defensas del cuerpo. Una manera en que los agentes patógenos evaden el sistema inmune está ocultándose dentro de las células sanas del cuerpo. No se diga más si el sistema inmunológico, esta debilitado, lo que hace que sea más difícil para ellos para resistir los efectos de un patógeno invasor.

Las enfermedades no infecciosas al contrario no son causadas por patógenos y no son transmisibles de persona a persona. Las no infecciosas son más propensos a ser causada por una confluencia de factores, el cual incluye el medio ambiente, las diferentes opciones de estilo de vida y la genética de una persona. Por ejemplo, el cáncer de piel es causada por los rayos UV, a personas que pasan demasiado tiempo en el sol sin protección, que se considera un factor ambiental. Las enfermedades cardíacas pueden ser causadas por un estilo de vida sedentario y una dieta pobre, o también puede ser causado por una historia familiar de la enfermedad. A pesar de que no somos capaces de cambiar nuestro código genético, existe un montón de cosas que los seres humanos pueden hacer para prevenir las enfermedades no infecciosas. En particular, podemos optar por comer saludablemente y hacer ejercicio. También podemos reducir nuestra exposición a factores de riesgo evitables como el humo del cigarrillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario